Cómo convertir el viejo disco duro de tu laptop en disco USB

Con la llegada y masificación de la tecnología de almacenamiento SSD, los discos duros tradicionales, incluyendo a los discos de 2.5 pulgadas de tamaño utilizados en computadoras portátiles, dejaron de ser la primera opción de almacenamiento fijo en las computadoras que se fabrican actualmente.  

Y es que las unidades de estado sólido otorgan una serie de beneficios en comparación con los discos duros tradicionales compuestos de componentes electrónicos y mecánicos. Su sistema de almacenamiento de información se basa exclusivamente en componentes electrónicos representados por chips de memoria Flash interconectados entre sí. 

Esto ayuda a reducir considerablemente el tiempo de procesamiento de la información por parte del procesador y por lo tanto un mejor desempeño del sistema en general. El hecho de prescindir de partes mecánicas también supone un menor gasto de energía lo que se traduce en una mayor duración de la batería, en caso de tratarse de una laptop.  

 Por esta misma razón, en los ordenadores portátiles antiguos, un disco duro HDD tampoco es la primera opción de recambio ante una mejora de hardware, ya que el costo cada vez más bajo de una unidad de estado sólido y el paulatino aumento de su capacidad ha hecho que los usuarios se decidan por esta clase de dispositivos. 

Pero ¿qué hacer con un viejo disco duro de laptop que aún cumple con sus funciones? 

La única posibilidad real (además de dejarlo abandonado en alguna estantería) es reciclarlo para almacenar datos. Pero dado que es muy complicado usarlo como disco secundario del mismo ordenador portátil (debido a las limitaciones de espacio de su carcasa) y ser inviable ponerlo como disco esclavo de un ordenador de sobremesa por su incompatibilidad con las conexiones internas, solo queda adecuarlo para su funcionamiento como disco externo USB.

El hardware necesario

Con esa finalidad existen gabinetes adaptadores los cuales son muy fáciles de conseguir en las tiendas de productos de informática o tiendas en línea como Facebook Marketplace y, Mercadolibre.

Solo es necesario estar seguro de que la conexión que utiliza sea la adecuada para el tipo de disco duro a reciclar (por lo general, la conexión SATA, aunque también cabe la posibilidad de que el disco duro a reciclar sea un disco con interfaz IDE, anterior a SATA).

Otro detalle a tener en cuenta es que sea compatible con las entradas USB que existen en cualquier ordenador, televisor o reproductor de streaming.

El ensamblaje

Para su ensamblaje solo es cuestión de tener un poco de sentido común, ya que por lo general existe un modo de conexión único entre el disco HDD y la tapa del gabinete adaptador. Por lo general, basta con hacer un poco de presión entre ambas conexiones y posteriormente asegurar el gabinete con sus pequeños tornillos de seguridad. Además, es muy probable que estos gabinetes o carcasas metálicas cuenten con un manual de usuario que facilite el proceso.

La configuración

Asimismo, el reconocimiento del nuevo disco duro externo por parte de la computadora es inmediato. Una vez hecho podrá ser formateado según el sistema de archivos del dispositivo en el que se vaya a usar y particionado a elección del usuario.

Su comportamiento será el mismo de cualquier memoria USB o tarjeta de memoria. Es decir, podrá ser utilizado como medio de almacenamiento portátil o para llevar en él sistemas operativos capaces de arrancar desde discos USB. Por ejemplo, Linux, Chrome OS, Raspbian, entre muchos otros más.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Comparte esta entrada en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba