Cómo resolver un consumo excesivo de CPU en Windows 10

La expresión “consumo excesivo de CPU” hace referencia a una serie de situaciones que se manifiestan con lentitud de la computadora para realizar tareas básicas o navegar por Internet, y la presencia de sobrecalentamiento, que al fin y al cabo puede conducir a un apagado inesperado del sistema con la consiguiente pérdida de información no respaldada en su momento.

Es por ello que ante una señal de bajo desempeño o una advertencia de consumo de CPU al cien %, lo recomendable es tratar de recuperar la agilidad del sistema con un conjunto de acciones muy fáciles de llevar a cabo y sin tener que usar programas externos, ya que el propio Windows dispone de herramientas para conseguirlo.  A continuación te mostramos los pasos a seguir.

Reinicia tu PC

Ocurre con frecuencia que tras un largo periodo de actividad, el sistema empieza a generar procesos innecesarios que sobrepasan la capacidad del procesador dando lugar a la advertencia de consumo de CPU al cien %. Por lo tanto, la solución más sencilla es reiniciar el PC.

Usa el Administrador de tareas para terminar procesos exigentes

El Administrador de tareas es la herramienta de Windows que muestra todos los procesos y programas activos, indicando además su consumo de CPU y memoria, entre otros aspectos. 

Para abrir el Administrador de tareas de Windows 10, presiona simultáneamente las teclas Ctrl + Shift + Esc. Hecho esto, haz clic en la pestaña Inicio y en la columna Impacto de inicio, verifica cuáles son los programas que se inician junto con el sistema que presentan el nivel Alto, es decir, usan demasiados recursos del sistema. A continuación, deshabilita los que no son necesarios.

Ahora lo que falta es cerrar los procesos o programas que están consumiendo recursos del sistema en mayor cantidad que la habitual. Para esto, haz clic en la pestaña Procesos y comprueba en las columnas CPU y Memoria, cuáles son los procesos con un consumo fuera de lo normal. Usa el ratón para seleccionarlos de uno en uno y procede a cerrarlos haciendo clic en Finalizar tarea.

Utiliza el Inicio con diagnóstico de Windows

Esta herramienta de Windows 10 carga el sistema con los servicios y controladores básicos, de tal forma que se pueda comprobar el efecto que tiene este modo de inicio. 

Para usar el Inicio con diagnóstico de Windows, haz lo siguiente. Presiona las teclas Windows + R para que se abra el cuadro Ejecutar. Luego, escribe msconfig y pulsa en Aceptar. Cuando se abra la ventana Configuración del sistema, marca la casilla Inicio con diagnóstico y pulsa en Aceptar. Reinicia tu PC.

Si tras el reinicio, el equipo funciona normalmente, es posible que el problema que se quiere diagnosticar se deba a un controlador inadecuado, por lo que cabría la posibilidad de actualizar Windows.

Actualiza Windows 

Mantener actualizado Windows asegura compatibilidad con los nuevos periféricos que van apareciendo en el mercado y sus respectivos controladores. Asimismo, corrige errores y vulnerabilidades con respecto a los programas maliciosos. De allí su importancia.

Para verificar si hay actualizaciones de Windows, ve a Configuración > Actualización y seguridad > Windows Update. Luego, haz clic en Buscar actualizaciones. Si existen actualizaciones disponibles, haz clic en Instalar ahora.

Optimiza las opciones de energía

Una configuración inadecuada de las opciones de energía puede influir en la velocidad a la que trabaja el procesador y hacer que disminuya su desempeño. 

Para configurar un plan de energía óptimo, haz clic derecho en Inicio y selecciona Opciones de energía.En esta sección, haz clic en Configuración adicional de energía. Después, haz clic en Crear un plan de energía. A continuación, selecciona Alto rendimiento y haz clic en Siguiente. Luego, sigue las instrucciones.

Descarta la existencia de virus

Un virus puede hacer que el procesador trabaje más de la cuenta y por lo tanto se comporte de manera anormal. Para comprobar si hay algún tipo de malware instalado en tu sistema puedes recurrir a las versiones gratuitas de Avast Antivirus, BitDefender o AVG, todas ellas muy confiables. 

Sin embargo, también puedes usar la solución antivirus incorporada en Windows 10 denominada Windows Defender. Para examinar tu PC con esta herramienta haz lo siguiente.

Escribe Windows Defender en la sección de búsqueda de Windows 10 y cuando aparezca la lista de coincidencias selecciona Centro de seguridad de Windows Defender. En esta ventana, haz clic en Protección antivirus y contra amenazas. Después, haz clic en Examinar ahora. Sigue las instrucciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

 234 total views,  4 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio