Qué hacer con un disco duro de laptop antiguo

Reemplazar un disco duro tradicional por una unidad de estado sólido es una actividad de moda entre la comunidad de usuarios de computadoras que tienen cinco o más años de antigüedad. Pero esto no significa que dichas unidades de almacenamiento queden abandonadas en algún cajón de nuestro escritorio de trabajo. 

En su lugar, pueden ser aprovechadas como unidades de almacenamiento secundario, sobre todo cuando se trata de discos duros de ordenadores de escritorio, dada la capacidad  de espacio y métodos de conexión que poseen estos equipos. 

No ocurre lo mismo con un disco duro de portátil que ha sido reemplazado por obsoleto, ya que prácticamente no existe la posibilidad de usarlo como disco interno secundario por las limitaciones de espacio y configuración de su gabinete original. Sin embargo, existen varias formas de seguir aprovechándose de sus funciones para almacenar archivos.

A continuación, te mostramos las principales.

Usar un disco duro de laptop como disco externo USB

Para esto, basta conseguir una carcasa adaptadora cuyo precio no sobrepasa los diez dólares USA. Esta carcasa se encarga de convertir un disco de laptop de 2.5 pulgadas en un disco duro externo USB, capaz de conectarse a los puertos USB de computadoras, impresoras y televisores inteligentes y ser detectados sin causar inconvenientes. Así será posible usarlo como un medio portable de intercambio de archivos entre los distintos equipos informáticos del hogar. 

Usar un disco duro de laptop como disco de red

Otra posibilidad interesante que tienen los discos duros de laptop convertidos en discos externos USB es usarlos como discos de red, capaces de compartir los archivos almacenados en su interior vía wifi.

Para esto, basta conectarlos a los puertos USB de routers para el hogar compatibles y configurados para la ocasión. Si quieres saber más sobre esta opción, revisa el siguiente artículo:

Cómo convertir un router Huawei en un servidor multimedia

Usar disco de laptop HDD de 2.5 pulgadas como disco interno de ordenador de escritorio

Pese a tener menores dimensiones, la interfaz SATA de los discos duros de 2.5 pulgadas son idénticas a las que poseen los discos de 3.5 pulgadas, por lo que no hay problemas en la conexión al interior del gabinete.

No obstante, es preferible consultar el manual de la placa base o fuente de alimentación para descartar incompatibilidades de tipo electrónico. Asimismo, es recomendable el uso de adaptador o soporte de fijación.

Imagen de MH Rhee en Pixabay

 3 total views,  3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio