Cómo quitar el polvo de tu PC

Tan importantes como las tareas de mantenimiento del sistema operativo de una computadora (limpieza de archivos inútiles, gestión de programas de inicio, etc) son las labores de limpieza al interior del gabinete, pues la acumulación de polvo puede provocar un pobre desempeño del sistema de ventilación, cuya finalidad es evitar que el calor generado por el funcionamiento del sistema haga que componentes sensibles como el procesador o tarjeta gráfica reduzcan su tiempo de vida útil. Vale mencionar también que el sobrecalentamiento es una de las principales causas de la lentitud de la computadora para ejecutar las tareas más comunes.

Por ello es importante programar con cierta frecuencia las tareas de limpieza de la PC, poniendo especial énfasis en la eliminación del polvo localizado en las aspas de los ventiladores, los disipadores, así como el polvo esparcido en la placa madre y sus componentes.

Cómo limpiar los ventiladores de la PC

Estas tareas son muy fáciles de llevar a cabo por uno mismo, sin que para ello haya que ser un experto en el tema y con un costo mínimo. En lo que se refiere a los ventiladores procede de la siguiente forma.

Apaga la computadora y desconéctala de la fuente de energía eléctrica

Quita los tornillos que aseguran el ventilador al chasis y sácalos fuera de la carcasa. 

Usa una brocha delgada o un cepillo de dientes de cerdas suaves en desuso para retirar el polvo acumulado en las aspas y soportes. Pon especial cuidado si estás trabajando con el ventilador de la fuente de poder, ya que su desmontaje y montaje posterior es un tanto más laborioso debido a las limitaciones del espacio de maniobras. 

Recuerda que en caso de haber mucha acumulación de polvo, también puede ser de utilidad un paño de microfibra humedecido ligeramente con alcohol isopropílico.

Cómo quitar el polvo adherido en la placa base

La brocha delgada o cepillo de dientes también sirven para retirar el polvo que se adherido en los demás componentes internos, incluida la placa base. Sin embargo, se consiguen mejores resultados usando las latas de aire comprimido que se venden en las tiendas de artículos eléctricos.

Para usar este artículo es recomendable seguir las instrucciones del fabricante. No obstante, lo habitual en este tipo de artículos es efectuar la pulverización en posición vertical y en ráfagas cortas para evitar un enfriamiento excesivo del envase metálico. Aprovecha para pulverizar los conductos de ventilación, las ranuras de expansión y, el disipador de calor, entre otros puntos de acumulación menos obvios.

 3 total views,  2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio